Mujeres cafeteras mejorarán la seguridad alimentaria de sus familias

240 mujeres cafeteras de nueve municipios del Departamento iniciaron un proceso de formación como auxiliares en promoción de seguridad alimentaria, en el marco de un convenio firmado entre el SENA, la Fundación Manuel Mejia y la Federación Colombiana de Cafeteros.

Con esta formación se espera contribuir a la mitigación de algunos problemas de mala nutrición existentes al interior de las familias cafeteras de los municipios de La Unión, Taminango, Arboleda, San Lorenzo, La Florida, Sandoná, Consacá, Samaniego y Linares.

Sandra Burbano, instructora del Centro Internacional de Producción Limpia-Lope explicó que en primera instancia la formación fue individual y posteriormente veredal y grupal en donde se despejaron las dudas con el apoyo de la tutora que acompañó todo el proceso.

Manifestó que el propósito es que las familias cafeteras, que en su mayoría poseen fincas con extensiones menores a una hectárea, cuenten con una huerta casera en la que exploten especies menores y reciban asesoría permanente por parte del SENA.

El año pasado este grupo de mujeres recibió formación en el área de gestión integral hacia la calidad del café a fin de mejorar la competitividad de la caficultora nariñense. Hoy ya se pueden evidenciar avances como construcciones rurales mejoradas, explotaciones pecuarias más técnificadas y una producción agrícola con una visión sostenible no solo hacia la calidad de productos, sino también hacia la protección del medio ambiente.

Luz Dary Cabrera, líder del municipio de La Florida cuenta que la formación impartida por el SENA le ha permitido aprender a trabajar en equipo y fortalecer algunos conocimientos adquiridos de manera empírica a través del tiempo. “Hasta hace algunos años las mujeres cafeteras no teníamos el apoyo necesario para salir adelante, ya que toda la atención se centraba en el hombre. Hoy, con este programa adquirimos un papel más importante no solo al interior de nuestra familia sino también en la sociedad”, dijo.

Finalmente la instructora Sandra Burbano manifestó que este programa se implementa teniendo en cuenta que si ofrece educación y se mejoran las condiciones de la mujer dentro de la familia, se aporta considerablemente a la reducción de la malnutrición infantil.