“Parecía que se acababa el mundo”

La familia Gómez Santander integrada por 11 personas llegó a Sandoná procedente de la hermana República del Ecuador luego de vivir una experiencia dramática por la ocurrencia del terremoto del pasado sábado 16 de abril del presente año.

El señor Gerardo Gómez y sus familiares residen en un recinto (vereda) a 15 kilómetros del cantón de Santo Domingo de los Colorados, la capital de la provincia de Tsáchilas, vecina de la provincia de Manabí, la más afectada por el movimiento telúrico.

“Parecía que se acababa el mundo” explicó Gómez, nacido en Sandoná y quien reside en El Ecuador hace 35 años, mientras que su hija Andrea recuerda que en el momento del sismo lo que hacían era llorar.

Luego del terremoto quedaron traumatizados porque escucharon los comentarios eran que sucedería un terremoto de mayor intensidad por lo cual no dudaron en regresar a su tierra natal y emprendieron el viaje el pasado miércoles.

Andrea, hija de Gerardo, dice que llegaron a la vereda Cruz de Arada, a 1 kilómetro al norte de la zona urbana, en donde viven sus familiares, el miércoles a las 5 de la tarde.

Agradecieron a los sandoneños por adelantar la jornada solidaria este sábado y luego de algunos días en esta localidad regresarán a Santo Domingo, su lugar de residencia.