“El agua cumplirá una función muy importante en la construcción de paz”

Desde hace dos años la Asociación Centro Nacional de Salud, Ambiente y Trabajo –Censat Agua Viva de Bogotá con la Fundación Suyusaman de Pasto adelantan la implementación de las escuelas del agua con usuarios de acueductos comunitarios de los municipios de Yacuanquer, Consacá y Sandoná.

El gestor ambiental Diego Martínez manifestó que en la actualidad los líderes comunitarios están preocupados por las amenazas que tiene el agua, relacionadas principalmente con el monocultivo de la caña panelera, la ganadería, la construcción de vías, entre otras.

En días pasados construyeron un plan de gestión ambiental comunitario, mediante el cual diagnosticaron los tres territorios municipales y propusieron elementos para ordenarlos alrededor del agua, ya que se dieron cuenta que este recurso es el sacrificado en todas las actividades humanas.

Indicó que desde las organizaciones populares y movimientos ambientalistas han propuesto que para construir paz se necesita el agua y además superar las causas estructurales que generaron el conflicto armado, como la falta de oportunidades y garantías para la oposición política en términos de equidad, tierra y superación de la pobreza.

Martínez, un filósofo dedicado a los temas ambientales, enfatizó que “el agua cumplirá una función muy importante en la construcción de paz”.

Sobre el tema de las consultas populares para resolver temas ambientales explicó que durante el año 2013 y 2014 se adelantaron dos eventos en los municipios de Piedras (Tolima) y Tauramena (Casanare) en contra de los megaproyectos de La Colosa en el primero y de la explotación petrolera en el segundo, sin embargo el procurador Alejandro Ordóñez anunció que si los alcaldes continuaban con las consultas populares sobre estos temas iban a ser investigados, por lo cual se detuvieron miles de consultas en defensa del agua y territorio.

Manifestó que el tema no se cerró con el pronunciamiento del procurador ya que la Corte Constitucional emitió la Sentencia 035 del 8 de febrero de 2016 la cual indica que cualquier proyecto no se puede ejecutar hasta tanto no sea consensuado con las autoridades locales, lo cual revitalizará las consultas populares ya que las comunidades tienen autonomía y soberanía.

Finalmente el filósofo invitó a los diferentes grupos ambientales, agroecológicos, cooperativas campesinas a fortalecer sus organizaciones con el fin de defender el agua y el territorio y a continuar con las escuelas del agua en cada uno de los territorios municipales.