107 toneladas de generosidad

Foto: Gobernación de Nariño
Por la Oficina de Prensa
Gobernación de Nariño

Luego de conocerse la verdadera dimensión de lo ocurrido tras el sismo que vivió el pueblo ecuatoriano, el llamado a la solidaridad realizado por el gobernador Camilo Romero tuvo como respuesta una desbordada generosidad del pueblo nariñense.

7.8 grados de destrucción

Hacia las 7:30 de la noche del sábado 16 de abril la tierra comenzó a moverse. A través de las redes sociales el mensaje aún confuso hablaba de un sismo originado hacia los lados de la frontera colombo-ecuatoriana. Durante dos minutos de confusión y caos nada era certero. Inmediatamente se activaron las alarmas y comenzó el monitoreo, uno a uno, de los 64 municipios de Nariño.

Todos los municipios reportaron que el sismo se sintió en las 64 localidades nariñenses” informó oportunamente Christian Ortega de la Dirección Administrativa de Gestión del Riesgo.

Con las líneas de telefonía colapsadas y aún en medio de la incertidumbre, desde Santacruz de Guachavez, donde se desarrollaba el encuentro subregional de construcción del Plan de Desarrollo, el Gobernador de Nariño llamaba a la calma y se puso en contacto con la alcaldesa de Tumaco, Emilsen Angulo, toda vez que la alerta de un posible Tsunami en las costas del pacífico nariñense aparecía como una posibilidad en el sistema de emergencias.

Descartado el Tsunami y con la certeza que no se había presentado ninguna novedad en el departamento se empezó a conocer la realidad de lo vivido en lugares como Manta, Guayaquil y Pedernales al otro lado de la frontera.

El reporte sismológico informó de un temblor que tuvo como epicentro la costa ecuatoriana, a 14 kilómetros de la localidad de Pedernales, con una profundidad de solo 10 kilómetros bajo la superficie. Las primeras imágenes narraban una auténtica tragedia “la más terrible en los últimos 67 años de historia en Ecuador”, afirmaba el portal EuroNews.

Llamado a la solidaridad

Tan pronto llegó el domingo 17 de abril, el Gobernador de Nariño anunció: “hoy desde el Departamento de Nariño enviamos nuestro abrazo de solidaridad al hermano pueblo ecuatoriano y hemos decidido poner una carpa a la entrada de la gobernación para recibir ropa, frazadas, todo lo que sea necesario, alimentos no perecederos para acompañar y apoyar a nuestro hermano pueblo ecuatoriano”.

Los medios de comunicación de la región hicieron eco de la convocatoria. Al interior del equipo de la Administración Departamental con la coordinación de la Dirección de Gestión del Riesgo, la Secretaría de Gobierno, la Subsecretaría de Talento Humano y Secretaría General, comenzó todo un despliegue técnico y logístico para poder iniciar el proceso de recepción, bodegaje y envío de las ayudas humanitarias.

Nariño de corazón con Ecuador” fue el nombre dado a este ejercicio de movilización ciudadana. “Así como cuando en Tumaco se presentó el daño ambiental y el Ecuador nos ayudó con gran cantidad de agua, así hoy debemos retornar nuestro gesto de solidaridad”, manifestó en rueda de prensa el Gobernador de Nariño.

La respuesta de la ciudadanía nariñense permitió que el miércoles 20 de abril se enviara un primer viaje con 10 toneladas de alimento y 5 toneladas de agua. Dos días después se contaba con otras 23 toneladas de víveres. Desde Tumaco con el apoyo de la Gerencia del Pacífico y la Armada Nacional ya se habían despachado 10 toneladas de agua, 7 toneladas de alimento y 3.500 kits de aseo.

Pueblos hermanos

“Nosotros reconocemos expresamente la sensibilidad del Gobernador Camilo Romero y en él la solidaridad que yo he visto, de gente sencilla, gente humilde, compartiendo lo que tiene y lo que no tiene con nuestro pueblo en esta circunstancia trágica, devolviéndonos esa solidaridad que Ecuador siempre ha tenido con Colombia”, manifestaba con la voz quebrantada el Embajador Itinerante de Ecuador Ramón Torres Galarza al ser testigo de primera mano de cómo se agolpó la ciudadanía al punto de recepción dispuesto por la Gobernación de Nariño.

Alirio Pulido de la Fundación Huella Roja llegó desde Bogotá por carretera para llevar ayudas veterinarias hasta el Ecuador. Pasó por el punto de recepción de ayudas en la Gobernación de Nariño y en su testimonio agradeció la gestión de la administración para poder ser puente y guía para su gran meta.

Gracias a la acción conjunta entre la Secretaria de Gobierno de la Gobernación de Nariño, Aguardiente Nariño, la Policía Nacional y las Juntas de Acción Comunal de los barrios pertenecientes a la comuna 3 de Pasto, y a la solidaridad de las y los ciudadanos del sector, se realizó una jornada de recolección barrial.

Día tras día comenzaron a llegar organizaciones, fundaciones, instituciones educativas, colegios privados y públicos, universidades y hasta jardines infantiles; todos los organismos de socorro tomaron acción, ciudadanos que llegaban con una libra de arroz hasta entidades que descargaron camiones y camionetas llenas de ayudas. Todas las dependencias de la Gobernación de Nariño dispusieron de su talento humano, tiempo, recursos, ayuda, gestión y colaboración, en últimas, pusieron el alma. Se acercaron soldados, policías, voluntarios, niños, niñas, jóvenes, adolescentes, adultos, propios, extraños, toda una ciudadanía dispuesta a ayudar.

La oportuna acción de las asociaciones animalistas y con el apoyo de la Coordinación de Adolescencia y Juventud, el domingo 24 se despacharon 4 toneladas de alimento para mascotas. Y aunque la recolección finalizó el sábado 23 a las 4 p.m. las manos solidarias y los corazones conmovidos por la tragedia continuaban aportando lo que más podían.

Toneladas de generosidad

A lo ya enviado se sumaron 44 toneladas más de alimentos y agua. La empresa Tecniagro despachó por sus propios medios otras 5 toneladas de alimentos y se está a la espera de las ayudas provenientes desde Boyacá y Neiva, pues el llamado desde la región nariñense rompió las fronteras y fue todo un país el que acudió a la invitación hecha desde el sur de Colombia.

Desde la Oficina Asesora de Asuntos de Frontera y Binacional se facilitó también la recolección de ayudas y hasta allí llegaron municipios como Samaniego, Puerres y el propio Ipiales. También se sumó la Cooperación Internacional y hasta las grandes superficies comprometieron recursos, talento, tiempo y donaciones para enviar a la zona de desastre.

Con la información sistematizada hasta el 28 de abril se cuenta con 107, toneladas 969 kilos de ayudas recogidas y entregadas desde la generosidad del pueblo nariñense por intermedio de la Gobernación de Nariño.

Me siento profundamente orgulloso de ser el gobernador de este territorio grandioso y generoso. Lo único que hicimos nosotros fue hacer una invitación, pero todo el agradecimiento es para la ciudadanía de Nariño que demostró toda la generosidad con nuestro pueblo hermano. Gracias Nariño, fuerza Ecuador”, manifestó el Gobernador Romero Galeano durante el evento de reconocimiento al equipo USAR del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Pasto, quienes retornaron como auténticos héroes de la acción en Pedernales – Ecuador. 

Han pasado ya más de diez días después del sismo, y ante el desastre que vive el pueblo hermano, ante la impotencia de no poder hacer más, los y las nariñenses hicieron lo que mejor podían dar, ser solidarios, colaboradores, comportarse como auténticos hermanos con un país que más que un Estado amigo es nuestro vecino, nuestra raza hermana.