Los ciudadanos podemos vigilar las alcaldías

Por Duvián Sánchez
duvianjair@gmail.com

A veces nos preguntamos por qué pasan cuatro años de gobierno local (alcaldías, gobernaciones) y seguimos en las mismas condiciones, con los mismos problemas y cada vez más pobres. El objetivo de una alcaldía local es administrar el entorno social en donde se encuentra, su empresa son sus ciudadanos; es por eso que deben sacar ideas (políticas y programas) para satisfacer las necesidades de sus clientes, es decir, nosotros.

Pero esto no pasa, muchas de las alcaldías locales se han convertido en una entidad de procedimientos burocráticos (sólo papeleo) con una que otra acción que no cambia la realidad de las personas. Seamos sinceros, nosotros dejamos que sucedan estas cosas. Nos hemos vuelto actores pasivos de la política, nos hemos desilusionado y por eso perdemos el interés en ello y nos concentramos en tratar de sobrevivir, sobre todo en los pequeños municipios.

En la Administración uno de los procesos fundamentales para cumplir los objetivos de una empresa es el control, en él podemos darnos cuenta si se está realizando de manera adecuada las acciones o no, y si es el caso, se tratará de generar correctivos que nos permitan alcanzar las metas en razón de la misión de la entidad.

Nosotros como ciudadanos podemos ser el control de una alcaldía o entidad pública y lo podemos hacer muy fácil y es con la veeduría ciudadana. Según la Ley 850 de 2003, en el artículo 1 define veeduría ciudadana como:

Mecanismo democrático de representación que le permite a los ciudadanos o a las diferentes organizaciones comunitarias, ejercer vigilancia sobre la gestión pública, respecto a las autoridades, administrativas, políticas, judiciales, electorales, legislativas y órganos de control, así como de las entidades públicas o privadas, organizaciones no gubernamentales de carácter nacional o internacional que operen en el país, encargadas de la ejecución de un programa, proyecto, contrato o de la prestación de un servicio público”

Con este mecanismo, podremos hacer control sobre los procesos de planeación, asignación de los presupuestos, proceso de contratación, programas e inversiones, obras, informar a la comunidad en general de la situación y a las autoridades competentes cuando se encuentran irregularidades en la gestión de una administración pública o privada.

El procedimiento para formar una veeduría ciudadana es sencillo. La misma ley lo explica:

 “Artículo 3°. Procedimiento. Para efectos de lo dispuesto en el artículo anterior, las organizaciones civiles o los ciudadanos, procederán a elegir de una forma democrática a los veedores, luego elaborarán un documento o acta de constitución en la cual conste el nombre de los integrantes, documento de identidad, el objeto de la vigilancia, nivel territorial, duración y lugar de residencia.  La inscripción de este documento se realizará ante las personerías municipales o distritales o ante las Cámaras de Comercio, quienes deberán llevar registro público de las veedurías inscritas en su jurisdicción”

Al formar la Veeduría podremos darnos cuenta del porqué de las decisiones de la administración y de alguna manera mitigaremos la corrupción y nos daremos cuenta del interés que hay en la entidad para cambiar la vida de sus habitantes, esto, en el caso de una alcaldía.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.