Pólvora con tradición delictiva

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
elsy.ya@hotmail.com

Con el mes de diciembre, inicia también el preocupante saldo de personas lesionadas con pólvora; cada año las autoridades reiteran las campañas contra esta malsana tradición, que solo deja dolor y  sufrimiento y sobre todo para los más indefensos: los niños y niñas que por la irresponsabilidad de sus padres y adultos, terminan perdiendo, tal como se reportan los casos más comunes, un ojo, un dedo, con quemaduras en la cara o en el cuerpo, si es que cuentan con suerte y no pierden la vida. Pero nada que se aprende de las malas experiencias y por el contrario cada persona pareciera pensar, que ésta clase de catástrofe solo les pasa a los demás.

Una de las ciudades que más quemados “aporta” tristemente es Medellín y con certeza se ha establecido que la llamada alborada del 1 de diciembre, tiene sus orígenes en ciertas celebraciones directamente relacionadas con el cumpleaños o actuaciones específicas de los patrones de la mafia del narcotráfico o los paramilitares que durante tantos años han azotado a ésta región y al país entero. Nada más absurdo que dentro de las tradiciones de la raza paisa, sigan teniendo eco esta clase de celebraciones que para nada pueden significar un orgullo digno de recordarse.

Pero si esa es la motivación en esa región del país, no es menos grave la situación que se presenta en el resto del territorio colombiano. El rechazo al uso de la pólvora debe ser un compromiso social, empezando por la familia, las empresas y de manera especial los medios de comunicación masiva. Es inconcebible para solo poner un ejemplo, que en las diferentes emisoras escuchemos la cuña publicitaria sobre el rechazo a la pólvora y acto seguido también escuchemos canciones y propagandas alusivas a las fiestas decembrinas, con sonidos y explosiones de pólvora, enviando así un mensaje a todas luces contradictorio. De no existir coherencia entre lo que se piensa, se dice y finalmente se hace, esta práctica y/o tradición que afecta de manera  trascendental y negativa el bienestar y la salud de las personas, continuará registrándose con graves consecuencias para toda una sociedad. Y la misma reflexión se debería dar en los diferentes hogares, pues no tiene justificación alguna que se  recomiende a los menores de edad tener cuidado con la pólvora y no hacer uso de la misma, cuando  con el ejemplo se está enseñando todo lo contrario.
Diciembre 5  de 2016


Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.