Los niños de las Farc

Visión de Mujer
Por Elsy Melo Maya
elsy.ya@hotmail.com

Entre los temas álgidos y preocupantes que estigmatizaron a las FARC, se encuentra el reclutamiento de menores de edad en sus filas. No fueron pocas las voces que de manera reiterada y durante el tiempo que duraron  los diálogos de paz, insistieron en que esta guerrilla debía liberarlos como una muestra de buena voluntad. La cierto es que esta realidad, vuelve a la palestra pública, al conocerse durante los últimos días, la insistencia del Gobierno Nacional y del mismo Presidente de los colombianos, en requerir por parte de las FARC el cumplimiento inmediato a este compromiso pactado y de especial sensibilidad para la sociedad  a nivel mundial.


Y no es para menos. Quienes compartimos la realización de los mencionados diálogos, hoy convertidos en un acuerdo suscrito entre las partes, siempre tuvimos la convicción de que era el camino adecuado para lograr que cese la guerra y todo lo que ella implica, dentro de lo cual obviamente se contempló acabar con el delito del reclutamiento a menores, el cual además fue muy poco denunciado debido a las represiones que pudieran surgir, las dificultades del acceso a la justicia por la lejanía de los territorios y porque este hecho se volvió tan recurrente durante los 50 años de violencia interna, que dentro de los patrones sociales que el conflicto implementó, llegaba a ser considerado como normal y sobre todo útil para la crianza y control social de quienes integrarían las nuevas filas de la revolución.

En su momento el Tribunal Internacional sobre la Infancia afectada por la Guerra y la Pobreza, afirmó que entre 14 mil y 17 mil menores hacían parte de las filas de los grupos armados ilegales en Colombia, entre guerrillas y bandas criminales. Por su parte el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, refería que hasta el 2015 fueron desvinculados  de los grupos armados, alrededor de 5.730 menores; la Defensoría del Pueblo reportaba que desde 2004 hasta 2014 se habían emitido 246 informes de riesgo, en los cuales se enumeran casos de reclutamiento en 470 municipios.

Y aunque las entidades reportan un descenso en el número de niñ@s reclutados, siempre será preocupante la magnitud del problema, considerado no solo en cifras sino en las implicaciones para los menores, las familias y la sociedad. ¡Colombia los necesita libres!
Enero 30 de 2017


Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.