El voto joven

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya

A propósito de la reforma política anunciada por el Ministro del Interior, encontramos entre los temas más polémicos, la iniciativa que contempla el voto a partir de los 16 años. La propuesta como se ha comentado, tiene tanto de ancho como de largo y ha sido objeto de cuestionamiento y apoyo simultáneos.

Si el propósito es combatir la abstención que ha hecho carrera en Colombia y ampliar esa base de posibles votantes, cabe realizar el análisis para conocer como primera medida, el grado de interés que puedan tener nuestros jóvenes, en participar con el compromiso y la responsabilidad que se supone -al menos en  teoría por que la práctica deja mucho que desear- implica el votar por una persona y/o partido político. Ahora bien, continuamente escuchamos la retórica de que los jóvenes no son el futuro sino el presente de nuestro país y para asumirlo se están formando y educando; entonces la propuesta sería congruente con dicha afirmación, pues ¿a quien más  le debería importar el garantizarse un mejor país que a la juventud actual? Y una forma de hacerlo, es escogiendo a sus gobernantes e impulsar a través de ellos, verdaderas políticas sociales e incluyentes.

Lo cierto es que hasta el momento, son desalentadoras las encuestas realizadas para conocer el pensamiento de la sociedad en relación a la iniciativa presentada; la opinión no favorece a los jóvenes: se habla de su falta de seriedad e interés real en la vida política del país, existe desconfianza  en los criterios que asumirían para enfrentar ese reto. Han sido recurrentes las manifestaciones que toman como referente su exagerada dedicación para con las redes sociales y se  afirma que ellas son el reflejo de cómo piensan y actúan; los califican de inmaduros e incapaces de asumir responsabilidades y presentar propuestas serias y viables.

No comparto que se generalice un concepto negativo sobre nuestra juventud y adicionalmente considero que el tema debe ser analizado de la mano con el fenómeno de la abstención. No basta abrir el espacio para nuevos votantes, cuando al parecer lo que ocurre es que el sistema electoral no les ofrece a los colombianos en general, la confianza necesaria para que se decidan a participar. El debate es interesante y deberían ser los mismos implicados quienes lo propicien.
Febrero 27 de 2017

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.