La familia /las drogas

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
elsy.ya@hotmail.com

La problemática de la drogadiccion seguirá siendo un flagelo mundial que afecta de manera directa a la familia, entendida ésta como el grupo responsable de formar y orientar a los hij@s, de integrarl@s al mundo y hacer que a través del ejemplo, la enseñanza, las reglas y pautas de crianza y convivencia, puedan adaptarse exitosamente a la sociedad. La atención continua y cariñosa del grupo familiar, puede permitir la disminución de los factores de riesgo y contribuir a inspirar en l@s hij@s, la toma de decisiones adecuadas, saludables y sin drogas.


En ocasiones los padres asumen una posición de sanción o reproche, sin establecer la razón que motivó la decisión equivocada. De ahí la importancia de conocer los factores familiares que se encuentran ligados al problema: la ausencia de modelos definidos de autoridad y afecto; la presencia de padres excesivamente autoritarios o permisivos; la ausencia de la figura paterna o materna; la carencia de modelos de comportamiento adecuados al contexto social; los conflictos constantes en la pareja; el consumo familiar de substancia adictivas; las carencia económicas y sin lugar a dudas, la limitada participación de los padres en la vida y formación de sus hijos.

Cada vez l@s adolescentes son más autonom@s e independientes, pero ello no justifica que la familia deje de estar atenta a sus comportamientos; muchos de ellos son propios de su edad, pero los que signifiquen cualquier cambio inexplicable, deben ser considerados como una alerta potencial. Por ejemplo: la depresión constante, la falta de interés por su higiene personal; cambios en los patrones del sueño, ojos rojos e irritados con frecuencia, fallas en la memoria, hostilidad y mal genio habitual, deterioro evidente de las relaciones familiares, disminución notoria del rendimiento escolar, pérdida de interés en aficiones como el deporte, fatiga o cansancio excesivos y cambios bruscos en el estado de ánimo.

Los padres deben ser directos con sus hijos cuando tengan dudas sobre su comportamiento, hablar con ellos y escucharlos sin juzgarlos, buscar ayuda profesional y sobre todo acompañarlos en el proceso de recuperación que se requiera. Sera un camino difícil pero no imposible y la recompensa será el bienestar de su hij@ y la integración familiar.
Marzo 20 de 2017


Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.