Adelantarán proyecto investigativo en cuatro municipios nariñenses

Ricardo Mora, Sergio Burbano y
Felipe Benavides
En los municipios de Sandoná, Pasto, Taminango y La Unión se adelantará un proyecto de investigación denominado “Análisis y modelación eco hidrológica de cuencas abastecedoras en la zona andina de Nariño con vulnerabilidad frente algunos fenómenos de cambio global”.

La información la entregó el biólogo Ricardo Mora Goyes, subsecretario departamental de gestión ambiental y crecimiento verde, quien comentó que desde el año pasado se inició el proceso de formulación de un proyecto de investigación, que se lo presentó en diciembre en el sistema nacional de regalías y concretamente en el área de ciencia, tecnología e innovación.

Señaló que este proyecto ocupó el primer puesto a nivel nacional entre más 180 propuestas de las diferentes regiones del país, porque es absolutamente innovador y se convierte en pionero en el territorio colombiano en este tema.

Mora Goyes expresó que fundamentalmente el proyecto “busca, con métodos científicos, generar insumos y herramientas para las decisiones de la gestión pública, para las decisiones de la planificación en el manejo del uso del suelo en las áreas de recarga hídrica de los acueductos municipales”.

“Queremos ver entonces cómo esa deforestación nos puede poner en riesgo y ser vulnerables ante tanta esa falta de recurso hídrico; y no solamente en términos de la cantidad, sino en términos de la regulación hídrica, qué es lo más importante; o sea que tengamos agua para todo el año y no solamente agua para el día del aguacero” sostuvo el funcionario.

El proyecto, que tiene un valor aproximado a los 5 mil millones de pesos, será presentado durante este mes de abril a Colciencias con el fin de tener el aval definitivo y poder iniciar su ejecución en las cuatro cuencas seleccionadas.

Por su parte el doctor en ecología Felipe Benavides manifestó que el objetivo del proyecto es entender cómo está funcionando la cuenca en cuanto a la interacción de sus cuatro componentes: el clima, el suelo, la vegetación y la gente, que influyen en el agua que se descarga hacia las bocatomas de los acueductos.

“Si se modifica el suelo, se reemplazan las coberturas vegetales nativas por usos agrícolas o por plantas exóticas, necesariamente va a haber un cambio, que puede ser una reducción, un aumento del caudal o una reducción de la calidad del agua, lo que significa que se pierde la capacidad de regular el agua de una cuenca” explicó el profesional.

Dijo que en la actualidad en ningún municipio nariñense se tiene información científica que permita tomar decisiones estratégica de cómo ordenar las cuencas, como ordenar las coberturas vegetales, cuántas hectáreas mínimas de cobertura vegetal nativa se necesitan para que el caudal no se modifique, ni se pierda en temporada de verano.

Añadió que luego de la visita a la parte alta de Sandoná, en donde nace el río del Ingenio, el panorama es preocupante porque el 95 por ciento del área de recarga hídrica está cubierta por potreros para ganadería, que es una de los peores escenarios que le puede pasar a una cuenca, ya que el agua lluvia no se infiltra porque el suelo está compactado por el pisoteo de los animales y luego el agua se evapotranspira.

El proyecto investigativo dará pistas para tomar las decisiones necesarias con el fin de garantizar el suministro permanente de agua a través de los cuatro sistemas de acueductos municipales añadió el subsecretario departamental de gestión ambiental y crecimiento verde.