Ceremonia especial en despedida de transportador

Con una ceremonia especial celebrada por el presbítero Luis Antonio Recalde, se realizaron las honras fúnebres del señor Oswaldo Bastidas Córdoba este Sábado Santo, en el templo del Sagrado Corazón de Jesús del corregimiento del Ingenio, municipio de Sandoná.

El sacerdote Rolando Legarda explicó que durante el período comprendido entre la eucaristía del Jueves Santo y la Vigilia Pascual del Sábado Santo en horas de la noche, no se pueden celebrar eucaristías porque la iglesia católica conmemora la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo.

Indicó que durante este período los sacerdotes únicamente pueden realizar una ceremonia especial denominada celebración de la palabra, que fue lo que sucedió en la despedida del transportador sandoneño.

El homenaje póstumo a Bastidas Córdoba comenzó pasadas las 12 meridiano en la vereda Plan Ingenio con un desfile automotor que se dirigió a Sandoná, en dónde se unieron los integrantes del gremio de transportadores sandoneños, familiares y amigos, quienes luego de recorrer las calles céntricas de la ciudad dulce regresaron al Ingenio Pueblo y concretamente al templo parroquial para participar en las honras fúnebres.

Terminado el acto religioso los familiares y amigos condujeron los restos mortales hasta el cementerio de la localidad, ubicado a unos 150 metros del templo, en medio de una gran cantidad de personas que desde diferentes veredas y barrios de Sandoná y de otros lugares llegaron a despedir al conductor.

La entrada al “Campo santo” fue complicada porque varias personas se habían instalada frente al mausoleo del conductor, ubicado al costado izquierda de la puerta principal.

En la parte alta de este bloque de tumbas, Jesús Vallejo y Miguel Córdoba expresaron unas palabras de reconocimiento y agradecimiento por su vida dedicada al trabajo como conductor, con cuyos recursos pudo brindarles bienestar a sus seres queridos.

En seguida el trío los Auténticos de Sandoná empezón a entonar las canciones de despedida y al mismo tiempo los acompañantes depositaron el ataúd en la tumba.

Oswaldo Bastidas Córdoba, quien durante los últimos 15 años fue el encargado de transportar la gasolina o el acpm desde Yumbo (Valle) hasta Sandoná, como trabajador de la Estación de servicio del barrio San Francisco, falleció el Jueves Santo en horas de la mañana víctima de un paro cardíaco, cuando hacía el recorrido en bicicleta entre El Ingenio y El Tambo.


Imágenes