El mensaje a los jóvenes

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya

Terminó otra Semana Santa, de mucho respeto y especial trascendencia para los católicos. Pero mientras en Colombia se rezaba el Viacrucis, en Venezuela se realizaban cadenas humanas para pedir por su país y la liberación de una dictadura que cada vez se hace más evidente ante el mundo.


Las llamadas fuerzas chavistas, seguramente sienten que su final está cerca, como movimiento político que representa al pueblo, si es que así se lo puede llamar, y esa desesperación los llevó a invadir un recinto sagrado para vociferar y atropellar como es su costumbre, ahora en contra del Cardenal Baltazar Porras. Lamentablemente ni la Semana Mayor merece consideración alguna, para quienes creen que pueden doblegar la razón y el pensamiento, a través de la fuerza bruta que cada vez impera más en contra de una sociedad que persiste en defender sus derechos.

Es de rescatar que la Iglesia Católica, en Venezuela esté asumiendo el papel que le corresponde en defensa de la vida y el bienestar, de los ciudadanos, sin temor a las represalias de un dictador que claramente ha demostrado su interés de perpetuarse en la presidencia a como dé lugar. Vale la pena transcribir apartes del mensaje que el Cardenal Baltazar dirigió a los jóvenes, poniendo en riesgo su propia integridad:

“Yo estoy con los muchachos, miro cantidades de fotos, su furia, su ira, su inconformidad, su rabia, ¿y por qué no?, su poquito de odio, su gramo de violencia… sus ojos encendidos de tanto humo verde, la piedra en la mano, la china estirada y calculada, la botella de cerveza hecha de trapo y gasolina, de trapo y querosene, botellita ingenua que escupe fuego contra balas…Igual, estoy con los muchachos. Con esa carajita que no pasa los 20 y le hace una gran puñeta a la tanqueta, con esa que abraza al Guardia tratando de ablandarlo para que no le dispare, con ese que le pinta una paloma con brazo tatuado de guerrero, como si la grosería derrumbara la escopeta, con la que saca el violín y toca el himno nacional, como si la Guardia la fuera a entender…Estoy con los muchachos, con sus rostros, sus manos heridas, sus rodillas peladas, con su afonía, con su cansancio, con su duelo, con su llanto, con su frustración, con su impotencia, con cada piedra, en cada noche, en cada día de esta gran revuelta”.
Abril 17 de 2017


Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.