Recordamos a Mario Hernando Ojeda

Mario Ojeda (QEPD)
Este viernes 14 de abril, cuando se cumplen cinco años del fallecimiento del locutor sandoneño Mario Hernando Ojeda, recordamos sus ocurrencias y anécdotas como animador y como locutor de la radio sandoneña y especialmente en la emisora comunitaria Digital Stereo, en la cual laboró entre los años 2001 y 2012.

Mario fue el presentador de programas dirigidos al campesino de Sandoná y de los municipios vecinos, razón por la cual su lenguaje fue muy cercano a las costumbres de sus oyentes; siempre se refería a las vacas, los cerdos, los cuyes, las gallinas, los potreros, los caminos, las cañadas, entre muchos elementos de la cultura campesina.

Comentaba sobre los diferentes oficios desde la tarea de cocinar en la “tulpa” o en la hornilla, hacer sombreros o “chutas”, como lo manifestaba en varias ocasiones, ponerle la yerba a los cuyes, ir a sacar la leche, cosechar el café, desyerbar la caña, sembrar el tajo, o los oficios de las familias residente en el sector urbano dedicadas a la carpintería, la zapatería, entre otros.

Conoció el territorio sandoneño, por lo cual hablaba con propiedad de un determinado lugar con el nombre actual o el nombre como lo conocían nuestros padres o abuelos.

Se reunía continuamente con las personas en la plaza de mercado o en el parque y muy fácilmente entablaba amistad con ellas - sus oyentes - y luego las nombraba en la emisora, era casi un saludo personal, a través de la radio.

Claro una vez tuvo un solo oyente - su compañero de trabajo Nelson Erazo - ya que el día anterior la persona que hizo el último turno por grabar unos comerciales desconectó el transmisor y se le olvidó conectarlo nuevamente.

Mario contó que cuando trabajó en construcción con el maestro Filimón Vallejo Montenegro en la terminación de la Basílica Nuestra Señora del Rosario, fue él quien le acomodó el apodo de “Pony”, por su pequeña estatura, razón por la cual la gran mayoría de sandoneños lo conocimos como Mario Pony, aunque las nuevas generaciones lo llamaban Don Mario o Don Mario Pony.

El domingo 15 de agosto en las fiestas de verano de 2010, luego del desfile de los paneleros con las candidatas al reinado departamental de la panela, nos quedamos con Mario en la animación de los eventos programados y luego de observar desde la tarima a una persona que llegó con un caballo pony, le propuse a Mario que nos bajemos y el aceptó sin mayor problema.

Le pedí el favor al dueño que nos prestara el caballito para tomar unas fotografías y ante la sugerencia, Mario se montó para dejar el registro y en seguida el animalito salió en carrera, ante el tremendo susto del jinete, que le sacó varias carcajadas a los asistentes. El caballo dejó en el suelo a Mario, situación que no pasó a mayores. Fue uno de los momentos más alegres que vivimos con Mario y con las personas presentes.

Hizo parte del Grupo social los 40 al lado de sus entrañables amigos: los profesores Evelio y Gerardo Insuasty, Ferney Erazo, Guido Chamorro, Clemente Díaz, el médico Álvaro Rivera, el ingeniero agrónomo Ramiro García, el señor Efrén Rosero, entre otros, con quienes compartió sus alegrías, pero también sus penas.

En un programa de homenaje en Digital Stereo realizado por el profesor Sofonías Rodríguez Montezuma, el profesor Gerardo Insuasty Bucheli recordó que debido a la gran sintonía que tenía su amigo Mario en Sandoná y municipios vecinos, algunos amigos de Guaitarilla lo invitaron y su visita la anunciaron por la emisora Primaveral Stereo de esta localidad.

El día que Mario llegó a Guaitarilla fue todo un acontecimiento ya que varias personas de todas las edades se acercaron al lugar de llegada con el fin de conocerlo y de paso a solicitarle que los salude en los programas “Despierta campesino” y “Atardecer guaicoso”.

Relató el profesor Insuasty que al salir las primeras personas que estaban en la fila, las que seguían les preguntaron: ¿Qué tal Don Mario? Y una de ellas les respondió: “No ha sido gran cosa”.

Los oyentes de Mario Hernando Ojeda Jesús Vallejos, Oveimar Zamudio y Gilmer Cajigas recordaron el leguaje popular que utilizaba El Mario Pony en la emisora, porque era el mismo que utilizaban nuestros ancestros:

Con toda su gracia expresaba: “A esta hora las ‘cunchilargas’ (falda larga) ya están moliendo el ají en la ‘churuma’ (utensilio de piedra) o “Esos ‘canillisecos’ (hombres flacos) ya están alistando el ‘záparo’ (canasto de bambú o bejuco) para irse a las cosechas de café”.

A su manera y con todo el humor guaicoso, del cual fue uno de los grandes exponentes, hacía recomendaciones para evitar accidentes de tránsito en la vía que comunica a Sandoná con El Ingenio: “Mucha atención. Los conductores tendrán cuidado en el Hueco de Doña Jesús Palacios, cerca de la Curva de Doña Licenia, llegando a la Chorrera”.

“Las personas mueren cuando muere su memoria” me comentaba un amigo hace unos días. Mario no ha muerto porque su memoria está entre sus familiares, amigos, compañeros de trabajo y entre sus miles de oyentes.

Notas relacionadas:

Falleció Mario Hernando Ojeda

Mario Hernando Ojeda, personaje excepcional

Sandoná despidió a Mario Hernando Ojeda

Hasta pronto Mario