Funcionarios y vecinos adecuan sectores inundados

A diferencia del día anterior, cuando se presentó un fuerte aguacero que ocasionó la inundación de cuatro sectores de la zona urbana y la afectación de tres vías veredales de Sandona, este viernes ha estado soleado desde las horas de la mañana hasta esta hora de la tarde.

En la urbanización Villa Cafelina, se han presentado dos inundaciones, en el último año, sin embargo este jueves después del aguacero, todo volvió a la normalidad, gracias al trabajo de los vecinos y de los funcionarios de la administración municipal.





En la parte norte del estadio Cañaveral los vecinos adelantaron la limpieza de una reja cercana a la Avenida Centenario. El líder comunitario Néstor López explicó que en la calle construyeron un alcantarillado de 12 pulgadas, para unas 10 viviendas y después se conectaron otras 20 viviendas, por lo que considera que esta tubería es insuficiente cuando se presentan aguaceros como el de este jueves.





En el sector del barrio Hernando Gómez, carrera 4 inicio de la Avenida Centenario con calle 12, los obreros de la empresa Emsan terminaron con las labores de recoger todo el barro que dejó la inundación, ya que luego del aguacero vecinos y funcionarios se dedicaron a recoger el material sólido que dejó el agua.




En la carrera 4A, entre el hospital Clarita Santos y el Teatro Nuestra Señora de Fátima, tres obreros de la empresa Emsan adelantaron actividades de búsqueda de un sumidero. El señor Carlos Chávez explicó que este sector es la primera vez que se inunda y lo atribuye a que dos sumideros en la esquina de la calle 9 con carrera 4A no estuvieron en funcionamiento. A su turno el líder comunitario Iván Montezuma manifestó que esta calle necesita adecuarse para evitar que en el cruce con la calle 8 se vuelva a inundar.



Varias personas en la red social Facebook hicieron comentarios en el sentido de que no tenemos una conciencia ciudadana sobre el manejo de los residuos sólidos, razón por la cual los sumideros se taponan y pueden causar inundaciones como las de ayer.


El caso más dramático lo comentó Alberto Melo Portillo, quien expresó “Tuve la oportunidad de participar en una jornada de limpieza en el sector del Salto, a la altura del estadero Rancho Viejo y miré con tristeza y rabia la falta de conciencia ciudadana y salvajismo por parte de quien arrojó, a los 3 o 4 días de haber realizado la limpieza, una cantidad enorme de bolsas de leche totalmente dispersadas en la vía. Solicito a los moradores, quienes son los afectados, que denuncien a estos desalmados de la tierra y les hagan pagar como se debe.”