Presidente de Fecode explica las razones del paro

Carlos Enrique Rivas
Presidente de Fecode
Foto: Semanario Voz
El presidente de la Federación colombiana de trabajadores de la educación – Fecode Carlos Enrique Rivas explicó las razones del paro del magisterio colombiano en el noticiero del Canal Caracol, en su emisión de este miércoles en la mañana.

Esta es la entrevista del periodista Juan Diego Alvira con el presidente de Fecode Carlos Rivas.

¿Qué cantidad de maestros y estudiantes hay en el país?

La cantidad de maestros es de 322.473 y el número de estudiantes son 8.500.000. Estudiantes que todos los días tenemos en el aula de clase sin alimentación, sin transporte, con dificultades y con instituciones educativas del siglo XIX.

¿Cuánto se gana un maestro?

Quiero aclararle que este paro no es por salarios. Es un paro por recursos para el sistema general de participaciones, para que la educación tenga la plata que requiere. Hoy en Colombia los maestros tenemos el salario de enganche más pequeño, más pobre con relación a América Latina y a todo el mundo. En el caso concreto de los maestros del decreto 1278 no alcanza a ser 400 dólares, mientras que un salario de enganche en países de habla inglesa son 5.000 dólares. En el caso concreto de Europa son 4.000 euros.

Unos 11 millones de pesos colombianos aproximadamente…

Sí señor. Y el mayor salario en el caso concreto del decreto 1278 son $4.613.000, después de 15 o 18 años de trabajo.

Hay tres escalafones, ¿cómo operan?

El primero es el decreto 2277 de 1979, que es el de los maestros antiguos, de los históricos. El otro es el 1278, de los docentes del 2001 hasta acá. El otro es el 804 que, sin ser decreto, lo cierto es que es donde se amparan los derechos de compañeros educadores.

Un profesor en este escalafón gana mínimo $1.290.000 y hasta $4.613.000, ¿qué tiene que hacer para ganarse lo máximo?

Ese maestro debe tener alrededor de 15 años de trabajo, pero adicional a eso tener maestría, especialización y doctorado.

Hay otro escalafón, el del decreto 2277 de 1979 que establece que el menor salario es de $765.000…

Esos son maestros que están en el grado A. Es del grado A, el grado B y ahí arranca de uno y hasta el grado 14. Le voy a poner el ejemplo mío: tengo 37 años de ser docente y tengo $3.300.000. Ni siquiera $100.000 pesos por año me he ganado. ¿Sabe cuántos maestros hay en esas condiciones? 120.000 de los 322.000. Y tenemos una gran dificultad, es que tenemos el grado 14. Hasta ahí llegó el techo.

Es decir…

Veinte años llevo en el grado 14 y no puedo avanzar porque no hay un nuevo estatuto.

¿Y ha llegado allí después de hacer qué?

Yo soy bachiller académico, bachiller normalista, licenciado en ciencias sociales, especialización en docencia universitaria, soy abogado, tengo una especialización en derecho probatorio, pero además soy candidato a doctor en pedagogía crítica y educación popular. Pero le quiero contar una cosa: esa no es la situación mía. Usted puede encontrar maestros que tienen más títulos de los que tengo yo, con un salario que para nosotros es pírrico con relación a lo que hacemos en Colombia.

¿Cuál es la bonificación que propone la ministra de Educación?

La bonificación por servicios prestados es un derecho que tienen todos los trabajadores estatales en Colombia, menos nosotros. El presidente de la República se comprometió con nosotros en campaña a que iba a cumplir. Esa bonificación es para el maestro que tenga menos de $1.500.000 le tendrían que dar el 50%. Los que tengan más de $1.500.000, el 35%. La señora ministra salió en el día de ayer a decir que nos va a dar una bonificación del 15%, que es por una sola vez al año y que excluye 120.000 maestros.

¿Por qué son excluidos?

Los excluye porque son los maestros del grado 14, que como en el caso mío, por no tener mejorías salariales logramos en el año 2015 que nos dieran una bonificación en el 2016 del 10%, en el 2015 del 15% por una sola vez. La ministra dijo, ahora lo que tenemos que hacer es nivelemos a todo el mundo y saquemos a los 120.000 maestros. Nosotros le decimos a la ministra que no nos dejamos excluir.

¿Por qué no hablamos sobre el tema de los niños que no tienen alimentación ni refrigerios? Oiga, que haya políticos que le roben la comida a un niño de 5, 6 y de 7 años, eso no tiene sentido en Colombia. O que usted contrate la alimentación en el caso concreto de Bogotá y lo contrate con otro municipio o departamento para satisfacer los intereses de la politiquería o el clientelismo no tiene presentación. No solo eso, niños que llegan descalzos a la educación educativa, que tienen malos pupitres, que no tienen tecnología.

Pero se ha dicho que se quiere mejorar la calidad, la educación, ¿cierto?

Pero como la mejoramos si por ejemplo llevan ‘tablets’ donde no hay tecnología ni luz.

Han dicho que se han metido la mano al bolsillo como nunca antes para invertir en el sector educativo, ¿eso es verdad?

Es verdad, pero claro, cómo no se va a invertir en 8.500.000 estudiantes. Pero le quiero decir una cosa, hoy el Gobierno se está ahorrando 28 billones de pesos que eran de la guerra. Acaban de hacer una reforma tributaria, aumentan el IVA del 16 al 19%. Van a repatriar capitales, acaban de encontrar unos yacimientos de gas... ¿y que el Gobierno diga que no tiene plata para la educación? Nuestra principal tarea es que hay que financiar la educación. Si no se hace eso, en Colombia vamos para la debacle.

¿Cree que el Gobierno dará solución a las propuestas y que se retomarán las clases? 

Es preferible lo que hacemos hoy en la búsqueda de recursos económicos para que los niños tengan una educación con dignidad. Lo que estamos haciendo es, desde luego, una lucha social y política en Colombia por mayores recursos. Claro que a nosotros también no insatisface que los estudiantes no estén en clase. Nuestra función es estar en la clase, en producir en los estudiantes un ser humano crítico, independiente, que piense en la libertad y la democracia. Esa es una nuestra única tarea.

Pero el Gobierno no nos puede poner a pelear a nosotros. Quiero decir algo: si están tan preocupado por los niños porque están hoy en clase, ¿por qué pretenden mandarlos a vacaciones?. La pretensión es que el niño vuelva a las clases. Por eso, el Gobierno debe ser sensato en la negociación con Fecode.

Fuente: Noticias Caracol