Referendo por la adopción

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
elsy.ya@hotmail.com 

Hasta el momento estaría derrotado el proyecto de ley que pretendía realizar un referendo para que las personas solteras y las parejas del mismo sexo, pudieran o no acceder a la adopción. El sustento fundamental era el bienestar integral de los niñ@s y la preservación de la familia tradicionalmente concebida, pero se hizo evidente en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, el sesgo religioso y político del proyecto que se pretendía presentar a un país, que cada día se pronuncia a través de la institucionalidad, a favor de la igualdad y la no discriminación.

No es rebatible que los niñ@s merecen lo mejor y es responsabilidad de todos alcanzar tal propósito; pero en medio de tantos criterios y opiniones como se han expuesto alrededor de la temática, considero importante resaltar dos aspectos que en ocasiones parecieran olvidarse: uno, que desde la constitución de 1.991, Colombia es un Estado Social de Derecho y ello significa, que quienes lo gobiernan no son los individuos, sino que se está bajo la directriz de las normas de ese mismo Estado, en tanto que autoridades y ciudadanos estamos sujetos a ellas, respetando sí los derechos particulares pero donde prevalecen los derechos colectivos

Esta clase de Estado, debe propender por la integración de las clases menos favorecidas, evitar la exclusión, la marginación, las desigualdades e impedir los extremos de inequidad y/o injusticia. En consecuencia, cualquier proyecto o propuesta, debe necesariamente ceñirse a la constitución y la ley y no pretender la utilización de un mecanismo como el referendo, para evadirlas.

Y el segundo, es que la existencia en nuestro país de tantos niñ@s abandonados, es consecuencia en primera instancia y en la inmensa mayoría de los casos, de la irresponsabilidad de los padres y las madres de esos menores, muchos de los cuales provienen incluso de uniones matrimoniales, incapaces unos y otros de asumir sus compromisos ante los seres que traen al mundo sin garantizarles el bienestar y la protección que se merecen.

Más importancia entonces, que debatir quienes pueden o no adoptarlos, debería dársele a la educación sexual responsable de l@s colombian@s, para reducir así el número de menores que tristemente deben acudir a esta figura.
Mayo 15 de 2017


Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.