¿Cuál es la verdad?

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
elsy.ya@hotmail.com

Con la puesta en marcha del acuerdo de paz suscrito entre el Gobierno de Colombia y las FARC y concretamente con la entrega de las armas por parte de este grupo, se vuelven a polarizar las fuerzas políticas, las opiniones, los acuerdos y desacuerdos; describiendo la realidad literalmente como está ocurriendo en este conflictivo periodo, podríamos decir que se volvieron a calentar los ánimos, las críticas encarnizadas de uno y otro lado y por supuesto no se dejan esperar las ofensas y los nefastos pronósticos para el futuro del pueblo colombiano, por parte de quienes continúan considerando que el acuerdo firmado es un error histórico y que la única alternativa para quienes estuvieron en la guerrilla, es la cárcel.

Cualquier persona que pretenda comprender a través de tantas entrevistas o reportajes quien dice la verdad sobre este polémico tema y que no haya tenido la oportunidad de vivir o conocer a ciencia cierta los acontecimientos del país desde hace más de 50 años, incluidos sus gobiernos y dirigentes, muy seguramente quedará más confundido sin saber a quién creerle, sin saber en realidad cuál es la verdad verdadera, por decirlo de alguna manera. Para el Gobierno y los partidos políticos, existe una verdad; para los gremios otra, la iglesia, los cristianos, los ateos, los militares retirados, los ideólogos y en fin tantos otros… todos tienen su propia verdad revelada, según lo prodigan a los cuatro vientos. La controversia es tal, que la verdad alrededor del acuerdo de paz en ejecución, lamentablemente queda supeditada a la interpretación subjetiva de los diferentes actores, a su interés particular, político, religioso, social o cultural. Cada cual defiende su posición, y existen expertos en confundir y enredar.

Lo único cierto es que Colombia entera quiere la paz y todos debemos trabajar para lograrla con todas las implicaciones y esfuerzos que ello requiere; es apenas obvio que por su parte también los integrantes de las FARC, deben valorar en su estricto sentido, el paso fundamental que se ha dado, porque independientemente de la motivación ideológica o política que nos mueva alrededor del tema, nada justificará continuar con lo que sí es una única verdad: el dolor y la muerte sin piedad, durante tantos años de guerra entre colombianos.
Julio 3 de 217


Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.