¿Engaño o realidad de la medicina alternativa?

Por Manuel Erazo Cabrera
viejomanolo1@hotmail.com

Ismael Botina popular maestro Buchón, que se la pasa pa’rriba y pa’bajo en su bicicleta Monark, está asombrado por la proliferación de chamanes y centros naturistas, que aparte de vender sus menjurjes, ahora ofrecen un nuevo servicio agregado, llamado “diagnostico computarizado”. Según ese aparato, se acabaron los médicos, ya no habrá que mandar a los jóvenes a la universidad, porque simplemente se compra una de estas máquinas, y en cuestión de segundos le diagnóstica cualquier enfermedad, presente o futura, y formula la receta.

Chévere… igualito a un diagnosticentro de carros, donde le ponen un computador y le va indicando al mecánico que está fallando en el motor: la manguera de frenos, la chumacera del cigüeñal, la presión del aceite, la temperatura etc. con ese aparato el mecánico, le dice al dueño del carro, como está su vehículo por dentro.

Con el “dermatrón”, en vez de llevar el carro, va el dueño, allí le hacen una revisión general y profunda del cuerpo humano. ¿Cómo funciona?

Maestro Buchón, llegó, entró, la gente esperando en fila, cada uno paga la boleta entre diez y veinte mil pesos.

Siga señor, le preguntan fecha de nacimiento, enfermedades que ha padecido, dolores actuales, etc.
El aparatico, es del tamaño de una caja de galletas, tiene un electrodo- un tubo- conectado al computador.

Según dicen – por las vibraciones del electrodo- se detectan descompensaciones del sistema nervioso central; le revisan el colon, la vesícula, próstata, rodillas, gandulas, trompas de Falopio, es decir, por dentro le ven hasta el alma y las deudas.

Aquí viene lo bueno. El diagnóstico de cualquier parroquiano es tan preocupante, que entró por un dolor de muela y salió lleno de enfermedades, desahuciado, a punto de morir, porque todo le falla. Está vivo de milagro. Pero no se preocupe, que aquí le tenemos la cura.

El computador dice que le está fallando la rabadilla, le vendemos un bote de manzanilla.

Ahí se ve clarito, que tiene tapadas las venas; para eso aquí le vendemos este galón de disolvente natural hecho a base de yerbabuena.

Maestro Buchón, después de visitar este sistema computarizado, anda enfermo de verdad; le inventaron tantos males que está viviendo de milagro.

Allá le cobraron veinte mil por ponerle ese aparato, pero otros consultorios lo hacen gratis, con tal de llevar los suplementos y pomadas.

Tan efectivo es el método científico, que a maestro Buchón, el computador le diagnosticó que tiene quistes en la matriz masculina, y para eso le ofrecieron otro frasco para la cura.

Ahora, no lo mata ninguna enfermedad, sino las deudas los medicamentos.

En una de estas, aparecen en las calles vendiendo esos aparatos, y cada quien podrá diagnosticase su estado de salud, sin necesidad de ir la Cafesalud, donde como quiera que sea lo matan porque allá solo recetan acetaminofén.

Viéndolo bien, no sabemos que es peor, o el engaño del dermatrón, o la pésima atención de la salud en Colombia.
Domingo 30 de Julio de 2017

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.