Violencia sexual contra la mujer

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya

Esta es una expresión más de la violencia, impuesta por parte de aquellos que se consideran fuertes sobre los supuestamente débiles y una manifestación adicional de los inadecuados procesos de educación socio-cultural en los que se aprende a considerar a las mujeres como objetos sexuales, a quienes se le puede imponer por la fuerza el deber de satisfacer a los otros, menospreciando su dignidad e integridad personal; donde se supone que los hombres deben ser agresivos en el ejercicio de la sexualidad y que aparentemente sus impulsos sexuales son incontrolables; donde se aprende de manera errónea que los dueños de las mujeres son los hombres y que por lo tanto tienen el derecho a imponerles sus necesidades.

Según el concepto de la Psicóloga María Lady Londoño, “dentro del alabado vínculo del matrimonio y dentro de las aparentes paredes protectoras del hogar…se da la imposición sexual del varón con desconocimiento del deseo, la voluntad, el cansancio o enfermedad de la mujer”. El deber conyugal ha velado la opresión sexual ejercida sobre las mujeres, quienes cada vez más, se atreven a contar la forma como son obligadas a tener relaciones sexuales.

No importa qué medios utilice el esposo o compañero para lograrlo, los cuales oscilan entre las promesas para futuras compensaciones hasta las amenazas y golpes; unos y otros constituyen una agresión a sus derechos. Y a diferencia de la significación social que tiene por ejemplo el maltrato infantil, que logra convocar a la solidaridad ciudadana e institucional, la violencia vivida por las mujeres en sus hogares, por el contrario suscita sentimientos ambivalentes y hasta de indiferencia absoluta.

Dentro del nivel familiar, se plantean varias alternativas para prevenir que se presenten situaciones o hechos que terminen en violencia de tipo sexual, pero el fundamento de las mismas provienen de relaciones de pareja basadas en el respeto a la intimidad de la mujer, en los límites que deben existir entre las parejas, donde ambos están en igualdad de condiciones; en una adecuada comunicación, en el reconocimiento y la aceptación de las diferencias existentes en las necesidades sexuales; en el desarrollo de mecanismos que permitan establecer acuerdos sobre la base de la expresión y el respeto mutuo.
Agosto 7 de 2017

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.