La crónica del Campeonato de colonias: homenaje póstumo a padre fútbolista

El mejor homenaje póstumo que un hijo le puede realizar a su padre futbolista, es un gol; eso fue lo que hizo Ricardo Saavedra, el delantero del equipo de Bogotá que participa en el XVI Campeonato de colonias, el viernes en el último partido correspondiente a la cuarta fecha.

Los equipos de Bogotá y Juan Martín (Pasto Empresas) empataban sin goles en una cancha en regular estado al promediar el segundo tiempo, cuando Saavedra ingresó con fuerza por el centro, superó al defensa central y disparó con mucha potencia a la portería norte del estadio Cañaveral, ante la salida del arquero Rodrigo David Noguera, quien alcanzó a manotear el balón, sin embargo no pudo evitar el gol.

El delantero caminó hasta la línea final al costado izquierdo del arco en dónde celebró su conquista  con mucha emoción levantando sus brazos en lo más alto y nos contagió a las personas que estuvimos observando el partido, quienes no pudimos evitar que se nos aguaran los ojos, como en la canción del Grupo Niche. Sus compañeros llegaron a abrazarlo y a compartir ese momento sublime, en el cual no existen barreras en la comunicación con los seres queridos que partieron hacia la eternidad.

Bogotá no pudo celebrar el triunfo en su debut en el torneo de colonias porque a escasos 3 minutos de terminar el partido Dairo Díaz del equipo Juan Martín, de golpe de cabeza empató el partido, luego del cobro de Cristian Goez desde el sector derecho.

El sábado Bogotá se enfrentó a Cuyigans y lo superó de manera categórica 13 por 2, con 4 goles de Ricardo, para sumar cinco en su cuenta personal.

Este martes en la semifinal frente a Integración demostró que pasa por un buen momento y consiguió dos anotaciones, la primera al disparar dentro del área al poste derecho del arco sur y el segundo de tiro penal ante falta que el mismo propició al ingresar por el costado derecho.

Con siete goles Saavedra es el máximo anotador del campeonato, por encima de su compañero Luis Rosero, quien suma hasta el momento seis.

Ricardo Saavedra debutó hace cuatro años en el torneo de colonias con el equipo de Pasto Empresas, con quien logró el subcampeonato detrás de Pereira; luego jugó durante tres años con Pereira, con quien consiguió dos subcampeonatos, hace tres años frente al Alianza y hace un año frente a Pasto Empresas, su primer equipo.

En todos estos torneos su principal apoyo desde la tribuna y en ocasiones desde el banco de suplentes, fue su padre Antonio, quien falleció el 6 de abril del año pasado; siempre le recomendaba meter “verraquera” a los partidos, lección que su hijo aprendió con creces, porque eso es lo que ha demostrado en los tres partidos jugados.

Antonio fue uno de los grandes futbolistas sandoneños, como marcador derecho o como mediocampista, lo que le valió hacer parte de la selección Sandoná en varias ocasiones y de igual manera hizo parte de la selección del Instituto Santo Tomás de Aquino, que en el año 1979 alcanzó el subcampeonato departamental de los Juegos Intercolegiados detrás de la Normal de Pasto.

Este miércoles Ricardo tiene la oportunidad de disputar su cuarta final en el torneo de colonias, con el apoyo espiritual de su padre, quien desde el Cielo le dará el valor para convertir los goles que le permitan alcanzar el ansiado título, que en las tres veces anteriores le ha sido esquivo.