Lo bueno, lo malo y lo feo del carnaval

Por Manuel Erazo
viejomanolo1@hotmail.com

Ismael Botina popular maestro Buchón, aún con el cosmético del cinco de enero en las orejas, apenas se despierta de esa larga fiesta que vivimos los pastusos. Comenzamos a gastar y dejar de trabajar desde el siete de Diciembre, noche de las velitas, y de allí le tupimos parejo, parejo al baile y champús hasta el siete de enero, con el festival del cuy. Tanta fiesta nos desconcentra, nos encandila y gritamos, Vivan los mejores carnavales del mundo… ¿Será cierto que somos los mejores carnavales, nos da miedo hacerle críticas?

Vamos por partes, puntos positivos de nuestro carnaval: lograr imponer la marcas Pasto en ruanas y sombreros. Positivo el hecho de ser puntuales en la organización. Excelente que nuestros artesanos cada vez nos brinden carrozas más detalladas y con mensajes regionales. La resonancia internacional del evento.

Lo malo: según las estadísticas, más es la gente que sale, que la que ingresa. Malo que el carnaval no evolucione, seguimos con un carnavalito que no creció; una familia Castañeda con las mismas estampas de siempre. Pésimo que se haya privatizado la senda del carnaval, las familias populares tienen que madrugar para buscar un puesto y si no lleva billete para pagar una silleta, la espera es un martirioConfundimos el carnaval con el desfile del seis de enero, como si eso fuera todo. Los espectadores del norte de la ciudad ven un desfile cortado y carrozas dañadas. 

Pésimo, para la ciudad que se divida en dos, es imposible pasar de un lado a otro. Cuestionable la forma como se trasmite por las emisoras, como si se tratara de una narración deportiva, el oyente no se entera. Cuestionable la transmisión por televisión, quienes hablan no conocen. Malo, que sigamos con un desfile de grupos coreográficos, que es copia fiel en sus atuendos y música, al festival de Oruro de Bolivia. Copiamos hasta los gritos. Los músicos invitados pasados de moda.

Lo feo: que el día de los negritos se esté degradando; la inseguridad de la ciudad, los atracos y rasponazos son diarios, la gente no denuncia porque ve que hasta la policía se mete en modo carnaval y no actúa.

Feo que solo destaquemos el trabajo del artesano ganador de las carrozas y minimizamos el resto de artistas que también tienen sus méritos. Feo un desfile demasiado largo y cortado.

Hay una propuesta atrevida para analizarla: por ejemplo, que el seis de enero, en vez de un desfile, las carrozas se instalen en puntos estratégicos, para visitarlas y contemplarlas detalladamente. Esto acabaría con la concentración y la montonera. Que sean los espectadores los que disfruten del arte.

Y feo que sigamos mintiéndonos que tenemos el mejor carnaval, y nos de miedo autocriticarnos…!
¡Orasite!
Domingo 14 de enero 2018


Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.