El dulce sabor del emprendimiento en Nariño

Alexandra Rojas Guzmán
Al suroccidente de Colombia en el Departamento de Nariño, donde las montañas reflejan gran variedad de paisajes verdes y a tan solo 44 kilómetros de Pasto se ubica la ‘tierra dulce de Colombia’, Sandoná. Un rinconcito caluroso escondido en pleno nudo de los pastos, donde los nariñenses guardan en sus sembrados de caña el dulce sabor tradicional y añejo de la panela procesada por Alexandra Rojas, una emprendedora que descubrió en su herencia cultural la mejor manera de hacer su sueño realidad, crear su propia planta panelera.

Todo inició cuanto Alexandra empezó su formación en el programa técnico de agroindustria panelera mediante una alianza institucional entre la administración municipal y el SENA, para formar a jóvenes de la región que fortalezcan la producción panelera con estándares de calidad y comercialización.

“Soy una persona a la que siempre le ha gustado innovar, por eso decidí formarme para hacer industria en el campo. Fue una experiencia muy valiosa que me permitió abrir mi panorama empresarial. Aprendí conceptos de control de calidad, valor agregado, finanzas, entre otros temas importantes para el procesamiento y comercialización de panela. Hoy trabajo todos los días con mis compañeros de formación para entregarles a nuestros clientes en Colombia y el exterior una panela de excelentes características”, afirmó Alexandra con la alegría de ver realidad el anhelo que tantas veces soñó.

Gestores del Centro de Desarrollo Empresarial SBDC del SENA en Nariño la asesoraron en la formulación de su plan de negocio. Luego de varios intentos y de un riguroso estudio de viabilidad, la propuesta fue escogida entre cientos a nivel nacional para su financiación por 124 millones de pesos.

Don Guillermo Cabrera, su esposo, aún recuerda ese día en que Alexandra hizo su primera sustentación ante el Fondo Emprender, “luego de largas jornadas de trasnochos, por primera vez en la vida mire llorar a mi esposa. Le negaron la financiación del proyecto; pero ella con todo el ánimo y todas las ganas, luego de unos meses volvió a presentar el proyecto hasta lograr su aprobación definitiva”.

La planta panelera tiene un área aproximada de tres cuartos de hectárea, que ha generado gran rentabilidad durante sus dos primeros meses de funcionamiento, a través de la producción y venta de 30.330 kilos de panela.

Para nosotros la panela es nuestra forma de vida, es lo que llevamos en la sangre. Yo fui criada en este medio, vengo de una familia totalmente panelera. Mi papá fue trapichero toda su vida, entonces es mi estilo de vida. También soy consciente de la necesidad de certificar nuestro trabajo, por eso nos formamos en el SENA para aprovechar todo el conocimiento recibido. Es así que sacamos el registro Invima, que nos certifica en la fabricación, empaque y exportación de panela con destino al consumo humano”, apuntó la emprendedora, con el deseo de hacer de su planta de tratamiento la mejor del sur occidente colombiano.

La innovación fue un aspecto crucial para la escogencia del proyecto. La planta panelera cuenta con un molino autolubricado con piezas de acero y una cámara de combustión war que permite que el bagazo que sale del molino sea quemado directamente en la hornilla. Evitando la proliferación de plagas ya que no se almacena el bagazo. Además reduce la utilización de 11 pailas a tan solo 6. Las paredes son en pvc, un material lavable e higiénico que tiene la cualidad de mantener fresca la panela y a sus trabajadores a una temperatura promedio de 20 grados.

“La Panela se la saca del jugo de caña. Primero se la corta y se la pasa por el molino para sacar el jugo. Luego, pasa a las pailas calientes donde se evapora toda el agua y se ubica el producto en los moldes redondos o en cuadros. Se deja enfriar y se conduce al cuarto de empaque, donde se termosella y se empaca en cajas o papel craft”, expresa Lorena Camila Ramos, operaria de la planta.

Datos y cifras del emprendimiento en Nariño

Durante el 2017 la regional del SENA en Nariño generó importantes resultados en beneficio de la comunidad, como la asignación de $4.308.810.732 a emprendedores del departamento, que crearon 254 empleos directos a través de 51 nuevas empresas como la de Alexandra, consolidándose como referente regional en materia de emprendimiento.

“Somos los principales gestores del emprendimiento en la región con la modernización del modelo SENA - SBDC, que desarrolla un esquema de formación de talla internacional con el apoyo del Babson College – Massachusetts, Masschallengue y Universidad Tecnológica de San Antonio de Texas. Estas iniciativas empresariales han generando significativos resultados que se evidencian en la última rueda de negocio realizada en noviembre, donde se consolidaron 82 contactos comerciales por más de 482 millones de pesos”, indicó Sara Ángela Arturo González, directora del SENA en el sureño departamento de Nariño.

Estos alentadores datos, muestran que es posible construir un territorio de oportunidades con la participación activa de la comunidad, el sector público, sector privado, gremios todo un equipo humano que trabaja en el SENA por el bienestar y el desarrollo de la región.

Fotos: Cortesía del SENA

Fuente: Servicio Nacional de Aprendizaje - SENA