El secreto y el proyecto que forjó el éxito belga

Foto: CDF
Por: Luis Rivera Talpen
Tomado de www.cdf.cl

Potencia exportadora de futbolistas, la selección de Bélgica está instalada en semifinales de la Copa Mundial. De un fracaso sacaron las mejores lecciones.

La selección de Bélgica aparecía como uno de los que equipos a tener en cuenta antes de la Copa Mundial de Rusia 2018 y con el correr de los partidos esa tesis se ratificó. Fue primero en el Grupo G, venció con suplentes a uno de los semifinalistas como Inglaterra, revirtió un marcador adverso contra Japón y luego se dio el lujo de eliminar a Brasil en cuartos en una demostración de cómo defender, cómo planificar y cómo salir rápido en contragolpe.

Instalado en la ronda de los mejores cuatro equipos del planeta, el cuadro que conduce técnicamente Roberto Martínez está a un triunfo de la final, objetivo que la federación de ese país se planteó en 2000, cuando organizaron la Eurocopa junto a Holanda y ni siquiera pudieron pasar la fase de grupos. Consumada esa eliminación apareció Michael Sablon, el hombre clave de este proyecto. El "Ingeniero", como lo llaman en Europa.

El belga fue ayudante de campo en tres mundiales y fue el que se dio cuenta de las razones del fracaso. Sablon solicitó videos de todas las series menores de los clubes de su país y se dio cuenta que los niños y jóvenes tocaban muy poco el balón. Miró más de 1.500 horas de fútbol en inferiores y envió tres órdenes a los equipos: el 4-3-3 como sistema táctico obligatorio, en menores de 13 años jugar con elencos de siete futbolistas y aceptar a los hijos de los extranjeros (esta última como apoyo al gobierno en labores sociales).

Con estos tres puntos, que se cumplieron al pie de la letra, Bélgica pudo surgir futbolísticamente. Comenzó a ser un mercado exportador hacia mejores ligas, como la francesa, la holandesa y especialmente la inglesa en los últimos años y la selección encontró una identidad que antes no tenía. En esta pequeña nación europea se hablan varios idiomas (holandés, francés, alemán), por lo que la federación adoptó un lema, en inglés (que muchos ciudadanos manejan), para que todos se identificaran.

El "We Are Belgium" terminó siendo un éxito como se ve en Rusia 2018 y logró que muchos jóvenes de orígenes distintos se unieran. Del actual plantel, por ejemplo, Lukaku y  Kompany cuentan con raíces congoleñas, Januzaj tiene origen albano kosovar y Fellaini marroquí. Con la venta de algunos de sus futbolistas en pleno crecimiento, de hecho, recuperaron las inversiones que los clubes hicieron en infraestructura para las inferiores. Un ejemplo es Fellaini en Standard Lieja, quien se fue por 19 millones de libras esterlinas a Everton.

A horas de la semifinal ante Francia, el técnico Martínez aparece con la opción de concretar un proceso que comenzó hace 18 años cuando el fracaso golpeaba al fútbol belga. Muchas selecciones han sufrido con los golpes del fútbol, como Chile, Italia u Holanda, pero pocos se han levantado como tal. Los belgas están a noventa minutos (120' o lanzamientos penales) de un logro histórico que se ha gestado con trabajo y planificación. Un ejemplo.

Nota original:

https://www.cdf.cl/cdf/rusia-2018/el-secreto-y-el-proyecto-que-forjo-el-exito-del-futbol-belga/2018-07-09/102129.html